CARTA A LA SOCIEDAD SATI